Conflicto “sanitario” con La Rioja

Todas las Comunidades Autónomas atienden a pacientes de zonas limítrofes desde hace décadas. Es de sentido común que sean atendidos por los especialistas más cercanos aunque sean de una Comunidad Autónoma vecina.

En septiembre, repentinamente y sin previo aviso, el Gobierno de La Rioja comenzó a rechazar a pacientes de la Rioja Alavesa, a los que prestaba atención especializada desde hacía décadas. El rechazo en sí ya es grave pero aún lo es más al ser una decisión unilateral y no informada a Euskadi. Son los propios pacientes y clínicos de la Rioja Alavesa quienes después de un mes informan a Osakidetza.

La  pretensión de La Rioja es colocarse en una situación de fuerza negociadora usando a los pacientes como rehenes. Jamás en la historia de la democracia los pacientes habían sido utilizados de esta forma.

La Rioja exige contraprestaciones económicas. Y lo hace después de que durante 10 años Euskadi, de forma solidaria, haya apoyado a esta Comunidad Autónoma en numerosas iniciativas, entre ellas la creación de su centro de transplantes renales, y les haya ofrecido servicio desinteresado en numerosas especialidades clínicas de las que la sanidad riojana no dispone.

Es, sin duda, una situación compleja y muy grave, creada por el Presidente de La Rioja y que afecta a los principios éticos más elementales así como al de cohesión nacional.

Esto sucede en noviembre, en época preelectoral. Y en ese contexto los partidos políticos de Euskadi se pronuncian mayoritariamente en contra de la actitud del Gobierno de la Rioja.

Desde que tuvo conocimiento de la situación, el Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco siempre ha llevado la iniciativa.

De forma inmediata comienza la derivación de los pacientes a los que La Rioja niega atención hacia Vitoria-Gasteiz para que reciban la atención sanitaria requerida en el Hospital Universitario de Araba. Esto obliga a traslados de hasta 80 kilómetros en lugar de ir a un hospital situado a 10/15 minutos de sus hogares.

Y, al mismo tiempo, comienza a negociar con el Gobierno de La Rioja, exigiendo que la condición sine qua non para tener cualquier diálogo debía ser la vuelta a la normalidad y que se atendiera en Logroño a pacientes de ciertos municipios de la Rioja Alavesa.Es inadmisible utilizar a los pacientes como rehenes y así se le hizo saber al Gobierno riojano.

Después de numerosas reuniones infructuosas y numerosas declaraciones cruzadas sobre este asunto, algunas de ellas sumamente desafortunadas cuando no insultantes, queda patente que el Sr. Sanz prefiere seguir usando como rehenes a los pacientes de Rioja Alavesa. Y prácticamente la misma historia se repite entre La Rioja y Navarra.

Ante tanta intransigencia, el día 1 de Diciembre el Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco decide romper las conversaciones con La Rioja y elevar el conflicto al ámbito nacional, ya que la lógica exigida por La Rioja de transacciones económicas por la atención rompe el acuerdo tácito nacional y desencadenaría un mercado sanitario absurdo entre todas las Comunidades Autónomas . Eso engendraría mas burocracia y más gasto en procesos no clínicos.

El PSOE y el PP, tanto en Euskadi como en España, entienden que efectivamente es un problema que puede desencadenar un efecto dominó en todo el Estado y presionan a Pedro Sanz de diferentes formas para que cambie de actitud.

Sólo el PNV aprovecha el momento para atacar e intentar debilitar al Gobierno Vasco, en lugar de denunciar la situación provocada por La Rioja. Las declaraciones del PNV van en el sentido de que hemos tenido que recurrir al ámbito nacional para que se presione más. Interesante comentario. ¡Debe ser diferente al “ámbito nacional” al que el PNV acude un día sí y otro también!

Todos los partidos de Euskadi han intentado buscar soluciones, todos han intentado presionar a La Rioja salvo el del señor Urkullu. Era demasiado bonita la ocasión para desgastar al Gobierno Vasco. ¡No la desaprovechemos! ¡Todo vale ¡Asociémonos al Sr. Sanz y aprovechemos sus maniobras¡ Y tanta es la apreciación mutua, que el Sr. Sanz declara que ¡esto ya se habría solucionado si estuviera el PNV en el Gobierno Vasco! Espero que alguien analice esa relación, porque francamente es sorprendente.

Fin de semana 3-4 de Diciembre: la presión de los demás partidos, vascos y estatales, y nuestro anuncio de romper negociaciones cambian las cosas y La Rioja acepta volver a ver a los pacientes de la Rioja Alavesa.Tres días después se firma un preacuerdo que permite buscar espacios de negociación entre Euskadi y La Rioja SIN pacientes como rehenes y asegurando que tal cuestión se verá en el Consejo Interterritorial, en la primera ocasión posible.

Una vez más, al día siguiente de la firma de este acuerdo, nuevas críticas-declaraciones del señor Urkullu, alguien que desconoce cualquier detalle de lo ocurrido y de cómo se ha negociado, alguien que es el presidente del unico partido que no ha aportado solución alguna, para avanzar en este conflicto con su amigo Sanz. ¡”Bengoa no ha defendido a los pacientes Alaveses”!, dice.

Está claro que le ha escocido que sí lo haya hecho.

2 pensamientos en “Conflicto “sanitario” con La Rioja

  1. Sigo este asunto con especial interés. En la CValenciana se dan ese tipo de compensaciones económicas por paciente atendido entre Departamentos (áreas de salud), especialmente entre los de gestión privada (que no privados) y pública, pero también entre gestionados por la Agencia Valenciana de Salud (pública): ingresos, traslados en ambulancia… Pero sin que el paciente lo perciba y nunca negándole la asistencia.
    Esta situación a nivel estatal podría ser un caos burocrático y parece que lo más sencillo y equilibrado sea el “todos ganamos”. Unos dan un servicio y otros otro, buscando que económicamente sean similares pero sin entrar a pormenorizar cada uno de los casos.

  2. Durante decenios, antes incluso que en la época INSALUD, el presupuesto de los centros sanitarios se establecía en base al gasto consolidado el año anterior. Ahora supongo que priman los contratos-programa, pero se fiancia el déficit en el caso que lo hubiera. Así que la estructura física, presupuestaria y de recursos humanos de La Rioja se ha venido consolidando hasta hoy gracias a la población de comunidades limítrofes que ha venido atendiendo durante, también, decenios. Y resulta que después de un montón de años, un Gobierno “espabilado” ha descubierto la rueda, cree que no debe atender a esa población, y rompe la baraja tácita que viene funcionando en todas las CCAA. Son el ejemplo de políticos listillos que se descalifican ellos solos, y deberían ser repudiados.
    Espero que el Gobierno Vasco no haga lo mismo con otras comunidades. 

Los comentarios están cerrados.