Una respuesta inadecuada

Artículo que escribí y está publicado en el periódico “El Mundo”.

La Respuesta Inadecuada a los Grandes Retos de la Sanidad              Mayo 2014

¿ Son los continuos recortes  y copagos realmente lo que necesitamos para la sostenibilidad del sistema de salud ?

La evidencia normalmente citada para demostrar la insostenibilidad de la Sanidad es su impacto sobre las finanzas del Gobierno. Se añade que esto empeorará por una demografía cambiante en España. Por consiguiente se concluye que son necesarias reformas estructurales importantes para reducir el aumento del gasto. Hasta ese punto se puede concluir que ese razonamiento es adecuado.

Lo que es incorrecto y grave es la respuesta política a esos retos en nuestro país.

Por un lado se recortan los ingresos al Gobierno que implementa una reforma fiscal,  una intervención que condicionará  a todos las Administraciones con responsabilidad en sanidad y servicios sociales en España  a  recortar y  a ampliar la línea de copagos.

La única preocupación con los costes y no los beneficios de la Sanidad lleva a unas políticas perversas. En los últimos años la principal forma que han tomado las reformas “estructurales” son los copagos y los recortes, todo ello en un marco de completo desinterés  por el  valor económico que añade la Sanidad en una sociedad. Evidentemente la sanidad aporta una de las pocas formas que quedan de mejorar la calidad de vida de la población pero lo hace además aportando aproximadamente un 0,5 % al PIB.

¿ Qué otro sector salva vidas, aporta  calidad de vida y  además un 0,5 de crecimiento económico ¿

El otro argumento esgrimido en contra de añadir más recursos a la Sanidad pública española es su supuesta ineficiencia. Este es un argumento curioso cuando la sanidad Española  es una de los sistemas en la tierra que ofrece más y mejor con el nivel de gasto que tiene.  Dicho de otra forma, la sanidad española ha demostrado mucho  éxito en cuanto a la contención del gasto históricamente.

A pesar de ello es probable que la Sanidad Publica pueda ser aún más eficiente ( la privada también. )    Es cierto que hay problemas tanto en la sanidad pública como en la privada con la organización y prestación de los servicios;  sin embargo ningún gestor serio puede  creer que esas ineficiencias se van a solucionar con más copagos o más recortes ?

Los copagos recientes en los medicamentos en España no están tendiendo el impacto de ahorro deseado. A pesar de eso un gobierno que opina que es el único camino y que además reduce la presión fiscal terminará decidiendo que el siguiente co-pago será en los servicios.

Es importante recordar que la evidencia internacional indica que el impacto de un copago en los servicios sobre el gasto  es aún menor que en los copagos farmacéuticos ya que no tienen un efecto importante en el uso de los servicios. Incluso tienen el efecto perverso contrario al deseado ya que aquellos que no usan un servicio o un medicamento debido a un nuevo copago , al empeorar su enfermedad, acuden a la parte más cara del sistema de salud : las urgencias.

Por  otro lado es necesario recordar que todos esos copagos  son simplemente un traspaso al gasto privado a la población y, lo que es más injusto,  ese gasto cae de forma desigual sobre la población-  cae sobre los enfermos y los más vulnerables y dependientes.

En resumen es una forma inútil de hacer economías,  hace mucho daño a la salud de la población y por consiguiente a la economía del país. Una línea política equivocada, en términos de salud y en términos económicos.

Si esa no es la vía  ¿Qué cambios hacer para hacer más sostenible la sanidad ¿

Varias CCAA en España están en ello.  Se basa en una batería amplia de medidas cuya finalidad es integrar los cuidados de la sanidad y los servicios sociales, en dar más voz y apoyo a los pacientes para que auto-gestionen mejor sus enfermedades, en invertir en el desarrollo digital y tecnológico de la sanidad.  En España estas líneas de trabajo están muchísimo más avanzadas que en los países que nos rodean y se sabe cómo avanzar en su puesta en marcha. La suma de estas medidas serán las que harán el sistema de salud más sostenible.

Por otro lado , en términos preventivos  empieza a ser urgente, en vista de la epidemia de obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes en España,  exigir a las empresas agro-alimentarias bastante más seriedad en la auto-regulación de sus productos.