El “Hachazo” del Círculo de Empresarios a la Sanidad

Aunque toda organización es libre de recomendar líneas de acción a algo que les preocupa, resulta interesante que el Círculo de Empresarios irrumpa en el debate de la sostenibilidad de la Sanidad sugiriendo aún más “hachazos” y diferentes modalidades de gestión privada.

Está claro que el Círculo de Empresarios se ha sumado al dicho de gestión “si uno tiene un martillo todo parece un clavo”.

Dicho de otra forma, sólo existe una estrategia para todo: ¡Hachazos!

El Ministerio impone un copago a los ciudadanos y los empresarios quieren muchos más.

La confianza puesta en esa herramienta como solución a todos los males de la Sanidad es sorprendente.

¿Quizá esa confianza en el hacha como herramienta de gestión para la Sanidad pública provenga del hecho que los directivos del Círculo de Empresarios tengan seguros privados?

El Circulo de Empresarios se ha sumado al discurso prevalente de que la sanidad es un lujo, en lugar de una inversión en un país. Esto es interesante porque es la Sanidad pública la que cura y cuida  a los trabajadores cuando se ponen enfermos y los devuelve al sector de la productividad para que puedan seguir añadiendo valor con los empresarios.

Todos somos conscientes de que estamos en crisis, y la mayoría  estamos de acuerdo en que es necesario buscar soluciones nuevas. La varita mágica presentada el 17/7/12 por el Círculo de Empresarios no es una solución a la sostenibilidad. La solución es más compleja.

En los países donde siguen su receta las cosas siguen igual ¿O es que creen que pagar veinte euros en Italia en urgencias ha arreglado algo?

Muchas Comunidades Autónomas están haciendo una gestión que da muchísimas más pistas para encontrar un modelo sostenible a la Sanidad. La respuesta del País Vasco a la sostenibilidad está  resumida en la serie “Hay Soluciones” en este blog, para quien le pudiera interesar. Las soluciones están en las Comunidades Autónomas, pero para conocerlas es necesario hacer lo contrario a los que se está haciendo ahora en España: hay que empoderar a las CCAA, no subyugarlas.

Desgraciadamente ni el Ministerio de Sanidad ni el Círculo de Empresarios está escuchando esas propuestas porque lo que se pretende, en el fondo, es empezar a sensibilizar y crear condiciones para la gran varita mágica: la privatización de la Sanidad en España.

Señores/as del Círculo de Empresarios: su “solución” no aporta valor, como no lo aportaría a la gestión en sus propias empresas.

Sin embargo, más sorprendente que sus “soluciones” es el silencio del Ministerio de Sanidad sobre sus propuestas, ya que suponen, de aplicarse, una privatización larvada del sector.

Está empezando a quedar todo más claro.